EL Rincón de Yanka: EL PARTIDISTA IDEOLOGISTA ES FANÁTICO Y FASCISTA

inicio








viernes, 24 de febrero de 2012

EL PARTIDISTA IDEOLOGISTA ES FANÁTICO Y FASCISTA



El partidista o ideologista sólo cree en su partido o ideología.
¿Crees en Cristo o en tu partido o ideología?



"El pensamiento está libre de impuestos".
Martín Lutero
.
‎"Lo poco que sé se lo debo a mi ignorancia."
Platón

 "Con los dogmáticos y fanáticos no cabe ni el diálogo ni el pluralismo ni mucho menos la fraternidad universal. El que piensa de otro modo es para ellos un hereje o un enemigo".

"La violencia es miedo de las ideas de los demás
y poca fe en las propias".
Forges

DEFIENDE LA TOLERANCIA ANTIDOGMÁTICA,
LA BÚSQUEDA DEL CONSENSO,
EL DIÁLOGO COMO ESENCIA DEMOCRÁTICA.



Todo partidista o ideologista es un dogmático absolutista sin pensamiento crítico. Es lo opuesto a un librepensador independiente.


"Despojada de sentido crítico, la razón sólo es racionalización, nada más que el uso del esquema medio-fin en unos objetivos cuyo resultado último es sólo consolidar lo "constituido".
Para aprender a pensar, es necesario aprender a escuchar. El pensar por sí mismo tiene una íntima relación, un estrecho vínculo y una intrincada dialéctica con el sentido crítico; pensar por sí mismo tiene profundas implicaciones en el desarrollo de nuestro espíritu crítico, de nuestra criticidad. El sentido crítico es la aptitud, la destreza o la habilidad mental para ver los hechos tal como son, para tener en cuenta todas las circunstancias, para desconfiar prudente y racionalmente de uno mismo y de los demás, y para liberarse de todos los prejuicios, dogmas e imposturas. Es esa capacidad para plantearle problemas a la realidad, en búsqueda de respuestas. El estudiante debe saber que el que duda con sentido crítico es un sabio. Pensar por sí mismo nutre el sentido crítico, y éste fortalece en pensar por sí mismo.

El espíritu crítico concierne a una actividad intelectual racional destinada a juzgar y a cribar los productos del pensamiento que se articula con el pensar por sí mismo. Si no se piensa por sí mismo y no se desarrolla una mentalidad crítica estamos expuestos a permanecer en "el rebaño", a convertirnos en masa, pensando como el grupo.

Si no somos capaces de pensar por nosotros mismos para desarrollar y fortalecer nuestro espíritu crítico, terminaremos pensando como los demás, optando por un pensamiento grupal, que eclipsa el pensamiento crítico. En el prólogo al Discurso del método ( http://www.librodot.com/ ) del filósofo René Descartes se nos dice que "cuando la conciencia del individuo queda reducida a reflejar la conciencia colectiva del grupo social, el pensamiento se hace siervo de los dogmas colectivos; el hombre se recluye en el organismo superior de la nación o clase, y el concepto de lo humano se disuelve y desaparece bajo el montón de reales jerarquías y de objetivas imposiciones sociales".

Por lo tanto, es un imperativo despertar, acrecentar y fortalecer nuestro espíritu crítico, nuestra mentalidad crítica, para evitar ser masificados, convertirnos en masa. Como el hombre no existe exclusivamente para sí mismo sino que vive en comunidad con los demás, debe evitar convertirse en masa. El hombre, como ser viviente que convive con otros, experimenta sentimientos de agradecimiento y de reproche, de compañerismo y de amistad, y como es un ser condicionado por su entorno cultural, social, político, religioso, económico, científico y filosófico, debe estar alerta para no masificarse.

Sólo a través del espíritu crítico el hombre experimenta su libertad; solamente una conciencia crítica es libre. No es posible la libertad si no está alimentada por la crítica. La criticidad sólo puede ser ejercida a partir de la autenticidad del sujeto. La conciencia crítica nos ayuda a encontrar nuestro yo auténtico, nuestro yo verdadero". 

 http://www.monografias.com/trabajos81/necesidad-aprender-filosofar/necesidad-aprender-filosofar8.shtml 



"Una modalidad importante de la persona autoritaria es el dogmatismo.
Dogmatismo significa abuso de dogmas o de certezas absolutas.
Las convicciones o creencias de los demás son aceptadas sólo en la medida en que se acercan o identifican con las propias. Si se intenta, por ejemplo, iniciar un diálogo con personas con personalidad dogmática, el diálogo termina tan pronto como sus propuestas no son íntegramente aceptadas.
Los dogmáticos tienen gran dificultad para las relaciones interpersonales. Desconfían mucho de los demás y hablan en abstracto para evitar entren en juego los sentimientos concretos y las vivencias.
El dogmático tiende a reducirlo todo inmediatamente a la disyuntiva blanco o negro y decidir expeditivamente en función de sus convicciones o creencias. Suelen ser simplistas o reduccionistas.
Como consecuencia, en la personalidad dogmática aparecen los indicadores del autoritarismo y la intolerancia absolutista con una propensión muy marcada hacia el partidismo y la estrechez de miras.
El autoritarismo y el dogmatismo conducen al fanatismo. O sea, a la defensa de la verdad absoluta mediante la acción. Los que piensan distinto son simplemente enemigos". (El Uso de la RazÓn Escrito por Niceto BlÁzquez, O.p.)

En muchas ocasiones se usa el concepto ideología ("Ideologismo") para desprestigiar a un sistema de pensamiento o concepción del mundo (o incluso a un autor o un texto, diciendo de ellos que están ideologizados). A diferencia de una más neutral toma de posición que exprese el punto de vista presente de una persona o un grupo, ante una situación nueva, después de haber evaluado las distintas opciones existentes. Este uso peyorativo de ideología la entiende como un discurso que posee un conjunto de soluciones preestablecidas para los problemas que quisiera superar.
Es dogmática, produciendo en el enfrentamiento partidista (posiciones políticas o religiosas).
Se acompaña del proselitismo y, en grados extremos, del adoctrinamiento.
Ideología es, por tanto, el fruto del pensamiento sometido al prejuicio.

Dogmatismo de las ideologías

Las ideologías ven el mundo como algo estático. Es por este hecho que cualquier ideología se ve a sí misma como la depositaria de las ideas que pueden resolver cualquier problema de la sociedad, ya sea presente o futuro.

Esto convierte a la ideología en un dogmatismo, pues se cierra a las ideas de los demás como posible fuente de soluciones a los problemas que se plantean en el día a día, siendo ella la explicación total y última; lo que algunos llaman explicación feroz.

Ideologías camino al totalitarismo

Según lo señalado en el párrafo anterior, en casos extremos, una ideología puede llevar a negar la posibilidad de disentir, dando por verdad irrefutable sus postulados.

Llegados a considerar la ideología como verdad irrefutable, se abre el camino al totalitarismo, bien sea de tipo político o religioso, (Teocracia).

Cualquiera que disienta pasa a ser un problema para la sociedad, o el grupo, pues va contra la verdad dogmática que proclama la ideología. Tal es el gravísimo problema que plantean los disidentes, las facciones, y sobre todo las sectas.